RESTAN 200 DIAS PARA VER A DEPECHE MODE… EN QUE ESTA LA BANDA?

El 17 de marzo pasado, el universo musical creado por Depeche Mode volvió a invadir el espectro sonoro, cuando salío a la venta ‘Spirit’, el decimocuarto disco de estudio de los británicos.

“Spirit”, es una placa que mantiene la dinámica de sus últimos trabajos, combinando los sintetizadores analógicos con espíritu ochentero y las texturas del blues e incluso el ‘gospel’.

La crítica internacional ha tenido dispares comentarios para recibir esta nueva entrega, por ejemplo; el crítico musical de la revista “Rolling Stone” Kory Grow otorga a ‘Spirit’ un aprobado notable (3,5/5) y lo califica como “una elegía amarga y triste para el mundo” en la que “casi todas las canciones lamentan la muerte de la decencia humana de una forma apabullantemente bella”, por su parte el periodista musical Julián Ruiz lo considera como “su mejor álbum desde los tiempos de ‘Violator'”, en el que “han sido más valientes que nunca en la sonoridad y en la identificación estilística”, a la vez que aplaude que no hayan “buscado el lado amable para contentar a los fans”.

Para Jim Farber de Entertainment Weekly, Depeche Mode encuentra algo en común con Devo en la temática de su nuevo disco, considerando que la banda formada en Ohio, hace cuatro décadas declaró que los seres humanos no estaban evolucionando, sino más bien devolucionando. En ese mismo sentido, Depeche Mode comienza su nuevo álbum al anunciar “We’re Going Backwards” antes de mostrar exasperación y desconcierto ante “lectores sin educación”, “adictos patrióticos” y “líderes equivocados”, todos los cuales “no tienen nada dentro. “” No tenemos esperanza “, concluye el vocalista Dave Gahan al cierre del primer track y que marca casi la totalidad de los temas.

Un punto de vista totalmente diferente es el que pinta Janka Nabay de Independent (Reino Unido) quien indica a que a Depeche Mode no le viene bien ponerse serios y políticos, otorgándole un insuficiente para su calificación final.

En terminos generales “Spirit” ha tenido una muy positiva recepción mejor a lo que ocurrió con sus predecesores “Sounds of The Universe” y “Delta Machine”, pero bastante lejos de sus momentos más inspirados en la década de los 90’s.

Eso si Depeche Mode, sin lugar a dudas sigue marcando una senda que a diferencia de muchos de sus contemporáneos que siguen girando para rememorar glorias pasadas, en cambio, ha dejado pasar fechas de sus propios clásicos -como los 25 años de “Violator”, que se cumplieron en 2015- para seguir ejercitando el músculo de la creación, a veces de manera fallida como con “Delta Machine” o en otras con total claridad como en “Spirit”, lo cual demuestra que son una banda con mucha creatividad y calidad por delante.

La devoción de estadios sigue intacta.

Teniendo como referente la evolución de la industria musical y la cercanía que se da entre artistas y fanáticos, Depeche Mode juega de gran manera sus cartas con el objetivo de seguir consolidando esa cercanía con tintes de religión, y esa especial cercanía se ha materializado en inéditas iniciativas como, por ejemplo, la administración del facebook oficial durante un día por un fanático. Toda esta nueva cercanía, incluida la calidad de “Spirit”, han logrado que la gira se esté transformando en un verdadero fenómeno de ventas agotando casi la totalidad de los conciertos de la parte europea.

Ya con la banda comenzando sus presentaciones en Estados Unidos, y a no tanto de que se presenten en nuestro país, no hemos estado ausentes de las nuevas estrategias para potenciar a la banda, como fue el hecho de poner a la venta las entradas de su próximo concierto con 365 días de anticipación. Hecho que jamás había ocurrido antes con ninguna banda o solista, para los que somos devotos de corazón fue un momento indescriptible, porque nos aseguró cumplir ese sueño de poder disfrutarlos acaso por última vez en estas tierras.

No es del todo mal recordar que, tras 37 años de carrera, marcando diversos hitos que los situaron siempre como adelantados a su tiempo, ese mismo tiempo sigue transcurriendo y la posibilidad de un retiro esta siempre latente.

Faltando poco más de 200 días para que Depeche Mode vuelva a sonar en tierras Chilenas, sólo nos resta reforzar energías para disfrutar de un espectáculo de alto vuelo, que aunque sin mayores sorpresas respecto de la puesta en escena, ofrece un setlist que no ha sufrido mayores variaciones respecto de sus últimas giras, mezclando clásicos, con 4 a 5 canciones de su último disco.

 

Quizás lo que ha marcado la mayor novedad, es el hecho que la banda haya decidido incorporar casi al finalizar cada una de sus presentaciones un cover de David Bowie, “Heroes”. Quizás una canción que pese a no pertenecer a la factoría de Gore o Gahan, calza de manera perfecta para describir lo que estos tres músicos nacidos en Basildon, representan para una generación marcada por su música y que se autoproclaman “devotos”.